2 de junio de 2007

Domingo Alfonso

(ver entradas anteriores)




MATADERO


- al matadero de Jovellanos -



Suelos de cemento agrietado
Aquí corren el agua y la sangre
Techos de carcomidas maderas y oxidadas
láminas de zinc
(El alarido de animales
bajo el hierro fatal)
negros matarifes
desnudos los pies enormes
caminan despacio procaces
con breves taparrabos oscuros de mugre
En las manos afilados cuchillos
abriendo las reses colgadas
Y allí
un niño de pocos años:
Yo mismo
que acudí a comprar
pedacitos de carne, vísceras
(lo más barato posible)
para la cena humilde.







Pero el tiempo en su marcha lo transforma todo
Hizo al chico este anciano;
nada aquel matadero chorreando el dolor
(que de pronto regresa delante de mí)
y el pequeño azorado
sufriendo la escena de muerte y erotismo

Derramo esta jarra de vino sobre mi rostro
(Aunque el liquido que me humedece es el pasado)

Septiembre 1ro del 2004