25 de junio de 2007

Inclinando esta rama...

Querida amiga:

A lo lejos se agranda la amistad.
Tengo ante mis ojos tu alegre figura y le deseo lo mejor del mundo.
Si ves a Julio César Moracén (persona tan especial que no parece de esta época)
mis mejores saludos.
Me llegó (a través de nuestra común amiga Caridad Atencio) el blog donde aparece mi poema Matadero
Y aquí quiero darte las gracias; pero además felicitarte por la excelencia del material que incluyes.
1.- Me sorprendió, muy gratamente, la poesía de Luis Jiménez Hernández.
(Quizás debía modificar, o simplificar su "nombre de batalla")
2.- Increíble me pareció el poema de Julio Mitjans.
Es un texto de muchísima fuerza y contenido poético
Veo que este joven ha crecido enormemente en hondura y penetración.
3.- Gracias por la entrevista a Nabókov.
4.- Leyendo el poema de Allen Ginsberg (ahora en mi vejez)
recuerdo las cosa que siempre me impresionaron, desde muy joven, de la gran poesía norteamericana:
El vuelo poético / el contacto con la vida / el lenguaje directo / la imaginación / el elemento sorpresa que paraliza al lector y lo traslada de golpe al territorio de la Gran Poesía:
5.- En fin, mi amiga: gracias por todo.

Domingo Alfonso







INCLINANDO ESTA RAMA,
LIGERAMENTE HACIA LA IZQUIERDA


                                                                 para Dolores Labarcena


Hablo de influir sobre el color de esta rosa

Inclinando su rama, ligeramente hacia la izquierda

A veces, en la trayectoria oblicua de las gotas de lluvia

O en ese pantalón zurcido con hilos morados

Ignoro cuánto hay de verdad o de locura:

Un trazo; una raya sobre un pupitre

Puede alejar al alumno de la comprensión del teorema

Y unas pequeñas hileras de sol

En medio de esa habitación en penumbras

Llena de libros; pero de tanta tristeza

Puede calmar los dedos sobre hombros al derramarse en llanto

Y hacer con luz una sonrisa.



Junio 2 del 2007