25 de junio de 2007

Luis Jimenez Hernandez

(Ver entradas anteriores)




CUANDO ALLÁ EN LOS ÁNGELES TIEMBLA LA TIERRA



María, a las doce, se desnuda y sueña con una casa grande, se pierde en la palabra. Come por los poros. Se toca entre las piernas con las yemas de los dedos y en silencio. Sueña metros y metros de cemento y ladrillo. A las doce y cinco, regresa al ordenador, olvida esa suerte de tanto material y cae. Cae desde y hacia el suelo, con el pecho congestionado del polvo y las cicatrices que se abren en la calle. Huele su piel y apaga la nostalgia.