23 de mayo de 2008

Antonio José Ponte






















(Ver entradas anteriores)









LA PROMESA MAYOR





Otra vez a intentarlo porque hicimos

(o nos hicieron)

la promesa mayor.

De algún lugar salió la idea

de que vendrían iluminaciones,

palabras de maestro.



Pero los sabios, si los hay,

no hacen más que dar quejas.

Y de existir provecho en la embriaguez

se pierde con un hipo.

(El deseo es piscina que llama tanto líquido

como el que se le fuga.

O precisa volumen mayor.)



Viene un aire del mar,

levanta las cortinas

y puede que a esta hora signifique algo.