26 de agosto de 2008

Ana Ajmátova




















Rusia 1889-1966. Es una de las voces más importantes de la poesía rusa del siglo xx.








De: Réquiem y otros poemas








Al alba te llevaron,
como a un entierro tras de ti mi salida,
en la oscura alcoba los niños lloraron.
ante el santo quedaba la vela derretida.

En tus labios el frío de un icono.
Sudor de muerte en la frente no olvido.
Como las mujeres de Streliezki pregono
bajo las torres del Kremlin mi alarido.






...







No,no soy yo, es otra la que sufre.
Yo no podría. Que ensombren
lo ocurrido negros velos
y retiren los faroles...
Noche.







...






Siempre eres otro y misterioso conmigo
y a ti más dócil cada día me entrego.
Pero tu amor, oh mi severo amigo,
es una prueba a hierro y fuego.

Cantar y sonreír me prohibes así,
y rezar ha tiempo me prohibiste.
Sólo por no separarme de ti,
para mí el resto no existe!

Así a la tierra y al cielo eterno
ajena vivo y ya no canto, amado,
así del paraíso y del infierno
a mi alma inquieta has arrancado.