27 de julio de 2012

Ferreira Gullar
















Mal olor




  Los periódicos anuncian que el prefecto
  va acabar con el mal olor en Olaria. 


  Es mejor que nada: esta ciudad
  está apestando mucho últimamente. 


  No hablo de Lagoa que, parece,
  ya apesta por capricho;
  ni de la playa de Leblon,
  de Posto Seis:
                           nuestro impuesto de basura. 


Hablo de un olor que todo lo penetra y se expande
por la ciudad entera hecho gas
                                                     y por más
                                                     baños que tomemos
                                                     y por más
                                                     desodorantes
                                                     que usemos
                                                                             (en la boca, en la axila
                                                                              en la vagina;
                                                                              en la taza de inodoro
                                                                              en el sector financiero
                                                     no se acaba ese olor






Traducción: Pedro Marqués de Armas