15 de diciembre de 2012

Legna Rodríguez



















Por cuanto


La voz de mi cabeza

es el resultado

de la voz de otra cabeza

las cabezas se están extinguiendo

las cabezas comen pero se extinguen

he comido lo mismo que las cabezas

y he visto que ese no es el problema.

Y en mi interior

hay a veces varios hornos.

Y la voz de una familia

es el resultado de la voz de una conciencia.

En cuanto a líquidos

convendría retener un poco

bajo la lluvia con ye de yerro

o con cualquier otra ye

parecida.





Camagüey, Cuba, 1984