16 de noviembre de 2013

Mario Quintana




EL EXTRANO CASO DE MISTER WONG


Además del controlado doctor Jekyll y del incontrolado mister Hyde, hay también un chino dentro de nosotros: mister Wong. Ni bueno, ni malo: gratuito. Entremos, por ejemplo, en este teatro. Tomemos un palco. Pues bien, mientras el doctor Jekyll, muy compenetrado, es todo oídos y mister Hyde arriesga un ojo y el alma en el escote de una señora vecina, nuestro mister Wong, lentamente, se pone a contar las calvas que hay en el patio de butacas ...


¿Otros ejemplos? Procúrelos usted en sí mismo, ahora mismo. No pierda tiempo. ¡Cultive su mister Wong!