21 de agosto de 2007

Caridad Atencio
















(Ver entradas anteriores)







Del libro inédito Desplazamiento al margen





Habrá una torcedura si inclino la cabeza.
No hay cambio ni camino,
sólo dinero que se irá en conseguir dinero.
Se oía mucho.
“A partir de ahí se marchita formalmente”
o una reja de hierro que da a un pasillo
iluminado y vacío
como las serpientes de la suerte.
Encerrado en el cuerpo de la verdad,
partido dentro.






.....






Como estalla un cristal
la identidad te absorbe.
La identidad te absorbe
como un veneno.
Cada cara te entierra
un rostro conocido,
cada aire de ausencia
un instante saciado.
Las partes lastimadas
se abandonan,
la mano enmohecida
se retuerce
y la angustia
baja como una paz.