25 de octubre de 2007

Edoardo Sanguineti







Italia,1930. Poeta, crítico y teórico literario genovés, es profesor de literatura italiana en la Universidad de Génova. Protagonista de la literatura de la segunda mitad del siglo XX, ya sea como autor de vanguardia, ya como estudioso, ha participado activamente en iniciativas intelectuales y en manifestaciones culturales. Se graduó con una tesis sobre la Divina Comedia de Dante (publicada bajo el título de Interpretaciones de Malebolge, 1961), pero muy pronto estudió también a los contemporáneos, sobre todo la poesía de los poetas crepusculares, Entre el modernismo y el crepuscularismo (1961); Guido Gozzano (1966). En 1969 preparó una importante y controvertida antología de la poesía italiana del siglo XX, editada por Einaudi. Sus contribuciones a la crítica literaria, entre las que recordamos La misión del crítico (1987), se han ido publicando periódicamente en forma de libro. En su faceta de literato, Sanguineti es una de las figuras más representativas de la neovanguardia; como exponente de ese movimiento, contribuyó a la antología Los novísimos (1961) y publicó numerosas colecciones de poesía experimental: Laborintus (1956), Triperuno (1964), Postkarten (1978), Bisdibis (1987).







Apuntes de didáctica literaria (fragmento)

" Enseñar es posible. Esta actividad pertenece, Sócrates es testigo, al arte erótico, capítulo de la seducción. Testigo, sobre todo la socrático cicuta, de que el docente que vale corrompe al joven alumno. Le incita a preñarse de prisa, le induce a amancebarse inmalthusianamente con esta o aquella práctica intelectual. Por ejemplo, para el caso, con la historia literaria. Toda la importancia de la lección, del seminario, de la discusión, reside allí. Es necesario, en lo posible, desencadenar una específica libido disciplinaria. Y provocar una inmensa vergüenza por cualquier posible debilidad que se refiera al Eros cognoscitivo. Y al productivo. Más allá de Adán, a este respecto, no se ha dado, ni se puede dar, en efecto, un paso adelante. Se puede estimular demoníacamente (también en la acepción socrático) la pérdida de la inocencia y de la ignorancia, inducir una mente casta a desvirgarse, ni más ni menos. Provocarla a procrear. La seducción está relacionada con la oralidad ilectio, oratio, dialogus). El arte mayéutico interviene después, cuando todo está consumado y, es obvio, en condiciones de gravidez avanzada. El docente que vale reúne en sí mismo las virtudes del corruptor y del partero. El docente que basta posee una de las dos virtudes. Los demás docentes no sirven. "





El Poder de la Palabra