7 de noviembre de 2007

Marianne Moore





Estados Unidos,(1887-1972). Fue reconocida por autores tan diversos como Wallace Stevens, William Carlos Williams, H.D., T. S. Eliot, o Ezra Pound quizá a raíz de sus viajes europeos antes de la Primera guerra mundial. Desde 1925 hasta 1929, Moore trabajó como editora del diario literario y cultural The Dial. Esto hizo que Moore tomara un papel similar al de Pound, descubriendo a nuevos poetas como Elizabeth Bishop, Allen Ginsberg, John Ashbery o James Merrill. Aparte de esta labor editorial, Moore retocó y editó sus propios trabajos anteriores.También mantuvo correspondencia con W.H. Auden y Ezra Pound mientras este último estuvo encarcelado. En 1933 le fue otorgado un premio, el Helen Haire Levinson Prize, por la revista Poetry. Su colección de poemas, Collected Poems, de 1951, es quizá su obra más valorada y la que le hizo ganar el premio Pulitzer.
















ÉL HIZO ESTE BIOMBO



no de plata ni de cuerda
sino de laurel curtido por la intemperie.

Aquí, introdujo un mar
uniforme como tapiz;

aquí, una higuera; allá, una cara;
más allá; un dragón circundando el espacio;

apuntando aquí, una glorieta;
allá, una puntiaguda pasionaria.












" Hay una gran cantidad de poesía en las inconscientes afectaciones. Algunos objetos Ming, las imperiales alfombras de coches de ruedas amarillas, están muy bien donde están, pero yo he visto algo que me gusta más -un simple y pueril intento de hacer que un imperfectamente estable animal estuviera de pie, un similar propósito al hacer que un cachorro comiera en un plato. Yo recuerdo un cisne bajo los sauces en Oxford, con patas como hojas de arce y color flamingo. Se desplazaba como un barco de guerra. Incredulidad y consciente melindre eran el ingrediente fundamental de sus pocas ganas de moverse. Por último, su osadía no era una prueba en contra de su propensión a estimar enteramente los pedazos de alimento que la corriente le allegaba; se fue con lo que le di para comer. He visto este cisne y los he visto a ustedes; he visto ambición sin conocimiento en una variedad de formas. Sucede que estando cerca de un hormiguero, he visto una escrupulosa hormiga llevar un tallo hacia el norte, al sur, al este, al oeste, hasta que giró sobre sí misma, caminó desde el lecho de flores hacia el césped, y volver al punto desde el que había partido. Luego abandonó el tallo como algo inútil y esforzando sus mandíbulas con un pedazo de cal -diminuto pero pesado, comenzó de nuevo el mismo camino. ¿Qué hay en ser capaz de decir que uno ha dominado la corriente en una actitud de defensa propia; en probar que uno ha tenido la experiencia de cargar un tallo? "