8 de mayo de 2008

Leonardo Guevara
















(Ver entradas anteriores)






soy un itya. debo limpiar los ojos por eso escupo mi cerradura. mi mujer india se acerca, se asombra. la vida anda con mi carne. yo escupo mi cerradura, la pulo, debo limpiar el cristal para mirar afuera. nunca he tratado abrir la reja, solo pulo mi cerradura como un marginal que quiere ofender al rival, la escupo pero esta cerradura se aferra al brillo que proporciona, viene mi mujer india y me dice que soy un itya, mensaje del supremo, pulo el cristal, la impresión de estar al otro lado y a la vez seguir en el mismo espejo que delimita ,engaña y nos muestra un consuelo. el minimalismo me hace repetir a mi mujer india, ser un itya sin saber lo que significa. una vidente me reconoce, limpia los chakras, los números. en la ceremonia me tapan. yo miro a través del cuerpo. desnudo pulo mi cerradura, soy un itya. nunca ha sido mi intención serlo, al final del túnel se es o no. me dicen, soy itya. Todo estos años han sido para crear un tratado. las puerta se abre, la maya la cierra para dejarme en lo incierto