3 de marzo de 2009

Antonio Armenteros














Profeta de consuelo


No sé explicarme el delta de esta mañana

pero se siente el fervor de los vencedores,

y observando mis débiles manos

los objetos yacen sobre ellas
sin facilidad / sin pasión

-hasta que se desprenden - ...


Mañana perderé a un amigo,

la ceguera de sus ojos me persigue.


...


Dimensiones

Dabamos vueltas sobre el disco mientras ella me succionaba

la tetilla - en círculos - expresando frases inabarcables.


Noto en vano como encajan las cosas en otras

- ajustadas y su rostro sin efecto -

aferrada a ese raro espesor de la tetilla con sus vueltas de lengua.

Expresando - sin frases -

ideales que no caían / cabían

en nuestra espìral diaria.


Nos ibamos desdibujando como si la estupidez

fuera otro estado del alma,

otra dimensión física.

1 comentario:

leo dijo...

Tony mi yunta, asere como me gustaria leer poesia contigo por aqui o por alla. te extraño asere.


Mi respeto a usted