22 de febrero de 2012

Charles Tomlinson

















CÉZANNE EN AIX


Y la montaña: cada día
Inmóvil como fruta.
Y asimismo: no como fruta,
Por ser irreducible,
Pues ni es parte de la delicia,
Lo que nos fuerza a cuestionarla
Doblemente: no posa. Es.
Indocta, inalterable,
Pétrea cabeza de puente abierto
Hacia lo que es tangible
Por no sentido previamente. Allá,
En su peso curtido a la intemperie,
Su silencio silencia,
Presencia que no se presenta.