6 de marzo de 2012

Yanira Marimón




















visión del cuerpo
Para Jorge Ángel Pérez

Por qué justo ahora
que vamos dejando atrás el tiempo
de ser jóvenes y bellos
encuentro tan hermosos
los cuerpos de las muchachas y los muchachos en flor,
la mirada irreverente de los otros.
Ahora que empiezan a salir canas en mi pelo
y la carne es menos firme
menos firmes mis piernas
corriendo delante de la muerte.
Cuando se escapan despacio
la lozanía de la piel
el brillo de los ojos
la altivez de la frente.
Ahora que mi cuerpo comenzará a decrecer,
a buscar calladamente la tierra;
ahora que aprendo a olvidar
a perdonar afrentas;
cuando las derrotas son menos tristes
y las victorias más abrumadoras.
Cuando apenas logro llorar
y los finales parecen más ciertos
más cercanos.

Es normal, me dices,
pero he sentido miedo
cuando me miro al espejo
y descubro en él un rostro ajeno
que reconozco como mío;
cuando empiezo a aceptar, definitivamente,
este atroz y divino proyecto que es nacer
transcurrir en el tiempo
hasta quedarnos tan solos,
tan dispersos y solos
tan secos
como esta pequeña hoja
que ha venido a  morir en mi ventana.