20 de noviembre de 2012

María Luisa Milanés






















IDEAL

Iluso llama el mundo al que persigue
un ideal más alto cada día,
y es desequilibrado si consigue
la victoria en la lucha y la porfía.

El que cifra en la ciencia su grandeza,
la pone en loco, estéril desatino,
y es tonto el que ambiciona en la belleza
de un alta concepción, hermoso tino.

La sensatez de un ideal requiere:
poca ilusión, tranquila bienandanza.
Un ideal en este mundo alcanza

(si no es comer, dormir y no hacer nada),
de Quijote, impotente, la añoranza,
 y de Sancho la torpe carcajada.




Jiguaní 1893 - Santiago de Cuba 1919