26 de febrero de 2013

Raúl Hernández Novás

















Este es el país de la lluvia,
éstos son los ojos del día y ésta es aquella calle
larga, que nunca conociste,
donde tu infancia fue aplastada,
Estos son mis ojos de antes,
mis ojos frente a los árboles gigantes,
frente a los barcos que resbalaban sobre un mar
acerado,
frente al cielo estrellado como una gran
confitería.
Este es mi cariño,
mi cariño pequeño, mi cariño de antes
que vuelve como un perrillo, como una cometa
halada hacia la tierra.
Estas son las raíces del sol, estos pies, estas
manos,
estos ojos que no son los de antes,
pero que son los mismos cada vez que te ven.




Cuba, 1948 – 1993.