14 de septiembre de 2013

Jacques Vaché






















Blanco acetileno


¡Todos ustedes! - Mis bellos whiskies - Mi horrible mezcolanza brillante amarilla - Tarro de farmacia - Mi peperina verde - Cetrino - Rosa perturbado de Cárthamo.

¡Fuma! ¡Fuma! ¡Fuma!

Angostura - Nuez vómica y la incertidumbre de los jarabes - Soy autor de mosaicos.

Say, Walter - You are a damn 'fraud, you are – a

Observen el absceso sangrante de este mes praidal oyster; su ojo ahogado me mira como una pieza anatómica; el barman quizás me mira también, embolsado bajo los globos oculares, volcando el irisado, en capas, sobre el arco iris.

Ahora bien, el hombre con cabeza de pescado muerto deja colgar su cigarro mojado. 
¡Ese chaleco escocés!

El oficial condecorado con una cruz - La mujer blanda empolvada de blanco bosteza, bosteza y chupa una loción capilar (esto para el amor).

"Esas criaturas danzan desde las nueve horas, señor" - ¡Qué gordo debe estar! (esto para el erotismo, ¿me entiende?).

Alcoholes que serpentean, azulados, se adormecen, descienden, merodean, se apagan.

¡Arde! ¡Arde! ¡Arde!

 ¡¡Mi apoplejía!!

Las leyes, de todos modos, se oponen al homicidio voluntario.



 versión G. M.