12 de septiembre de 2013

George Oppen
























Desde el desastre


 


Últimamente el aire
es apenas luz solar donde debieron hallarse
valores líricos. Del desastroso

naufragio, familias enteras se arrastraron
hasta pensiones y ahí

sobrevivieron en la moral
de la esperanza

que según los hijos
agota su metafísica
en los jardincitos de casa.




Versión de Francisco Bitar y Gerardo Jorge