16 de septiembre de 2014

Robert Frost





















Miedo a la casa

Siempre - te aseguro que ellos aprendieron esto -
siempre en la noche cuando regresaban
de lejos a la casa solitaria
con lámparas sin luz y fuego hecho cenizas,
aprendieron a traquetear la cerradura
para darle a cualquier cosa que pudiera haber
advertencia y tiempo para que se fuera al vuelo:
y al preferir la noche afuera y no encerrados,
aprendieron a dejar abierta la puerta
hasta haber encendido la lámpara allá dentro.