25 de junio de 2013

Malcolm Lowry

























El éxito es como un terrible desastre
Peor que tu casa ardiendo, los ruidos
del derribo
Cuando las vigas caen cada vez más deprisa
Mientras tú sigues allí, testigo desesperado
de tu condenación.
La fama como un borracho consume la casa
del alma
Revelando que sólo has trabajado para eso—
¡Ah!, si yo no hubiese sufrido su traidor beso
Y hubiese permanecido en la oscuridad
para siempre, hundido y fracasado.







Tras la publicación de Bajo el volcán